domingo, 11 de marzo de 2012

ANIMA Y ANIMUS

"Cómo olvidar -apunta Daniel Arango en sus palabras sobre la estética contemporánea- la parábola de Claudel, en donde, al margen de su intención mística, Animus personifica la poética y Anima la poesía?`...Anima es una ignorante, una tonta que nunca fué a la escuela, mientras que Animus sabe un montón de cosas, leyó un montón de cosas en los libros... Todos sus amigos dicen que nadie sabe hablar como él. Anima no  tiene derecho a decir una palabra...él sabe mejor que ella lo que ella quiere decir. Un día que Animus volvía de improviso a la casa... oyó que Anima cantaba sola, detrás de la puerta cerrada una curiosa canción. No había manera de encontrar la clave, una extraña y maravillosa canción...´". Y en otro lugar dijo Arango: "Yo en realidad no puedo mirar la poesía sino como una fuerza perpetuamente libre, como un encanto superior que aparece en cualquier sitio, el más adverso, y es capaz de nacer también, como Dios, en un establo. El ideal purista de la poesía nos ha llevado a lo lateral y ha mermado en efecto su capacidad de milagro...La poesía está aquí y allá, en el dolor y fuera de él, en las palabras o en su significado"

No hay comentarios:

Publicar un comentario