miércoles, 28 de marzo de 2012

DIOS, POR LA POESÍA, SE HACE ATEO

Es la "Persona", en lengua Castellana una presencia y en lengua Francesa una ausencia; en la Antigüa Grecia una máscara... Si se hace ateo, Dios, es para ser sagrado: Mito y Sacritud. Su existencia, al dejarse, actúa por su inexistencia: solo, sobre los cielos y olvidado del cielo al que se abren los pétalos. Si Dios no existe, el hombre es una estación, sólo un preparar su advenimiento.

Cuando Kappus le escribe a Rilke refiriéndole que ha perdido a Dios, le responde el poeta: "¿Por qué no piensa que Él es el Venidero, el que desde la eternidad está por llegar; que es lo futuro, el fruto último de un árbol cuyas hojas somos?" Está, sí, eL Ángel, y apuntan, o L. di Ioro, o G. Thiele: "Indicios del giro casi revolucionario que Rilke da al concepto de Dios, se encuentran  en un importante apunte de su DIARIO del 6 de julio de 1898; en él considera a Dios como algo futuro, infinitamente lejano. Cree que el arte es para nosotros un camino hacia Él: `Je le sens donc, nous sommes les ancèstres d´ un Dieu". No fué, enonces,  Dios nuestro creador sino será un día nuestro heredero:
Eres el heredero.
¡Heredarás el verde
de jardines pasados, y el tranquilo
azul del cielo en ruinas!

Nuestro Dios, traducción del  Zeus helénico, ¿cuál nombre ha llevado, cuál llevará cuando callemos, con cuál ha de llevarnos? Los hebraístas no se han acordado en cuanto a su Nombre, pero sí se ha dado, como anuncio no admitido: La Cruz. Pero cuando era desde la historia humana, le dijo a Moisés. "Yo resultaré ser lo que resultaré ser " : parábola total del Poema, cuya Razón Poética se basa en que ya está cuando aún no se ha creado, ni nombrado ni escrito... Por María, es, pues, el Hijo, como el verso, el Fruto de oro de una rama elevada hacia y por su aire desde el duelo suyo nuestro entre su firmamento...

No hay comentarios:

Publicar un comentario