sábado, 17 de marzo de 2012

VIDAS EN ALTO por GUSTAVO WILCHES BAUTISTA

Jorge Gaitán Durán y Eduardo Cote Lamus, autores estudiados hoy en MONTE LU, Seminario de Vida y Poesía. Ya preguntamos: ¿qué se pone en favor de un testimonio, la cercanía o la lejanía, el distanciarse o el aproximarse? Coetáneo y amigo de uno y otro, más aún de Cote Lamus, de quien fuera Wilches colega en lides parlamentarias, diplomáticas y poéticas, aquí tiene cabida el sentido crítico de sí mismo, como el sentimiento que desglosa las zonas afectivas y de actuación de estos ciclos vitales ya cerrados en cuanto a su anécdota (los otros dos nombres son el del también colega de Wilches y luego Presidente de Colombia, Virgilio Barco Vargas, y la de uno de los iniciadores del Humanismo contemporáneo entre nosotros, Lucio Pabón Núñés, con su adhesión al Instituto Caro y Cuervo.

VIDAS EN ALTO, ed. Cámara de Comercio de Cúcuta. La relación en esa fluidez, propia de una maestría alcanzada, pasa al tejido, aún al entretejersa para darse, de las ideas y de los afectos para el tapiz de un actual y de un vivir. ¿Qué es ese al fin inucuo episodio de pasar por la vida? Recordaríamos aquí al poeta español del 27, Luis Cernuda, de quien en la baranda de un barco es recordada la fotografía que le hizo Ramón de Zubiría: "Hay en la vida  quienes dejan que la vida les viva, y hay quienes imponen a la vida dirección y sentido". Hay en los ensayos sobre Gaitán Durán y Cote Lamus, al tiempo con la distancia entre sus vidas, el paralelismo entre sus obras.: Hispanoamérica, Alemania, España y Francia; Rilke y André Bretón entrelazados con Quevedo y Jorge Manrique, con EL ARCO Y LAS LIRA y SER Y TIEMPO...
                                                                                         J. G. M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario