miércoles, 4 de abril de 2012

CREADOR DE POESÍA

Es y no lo es; está dentro de sí, y está fuera de sí; lleva consigo su atado de afectos, su propio eco que ruega y construye, su propia voz que llama y aleja. Sabe que sólo puede aquietarse -sí, detener el paso y aguardar el paso de cada instante por sobre las huellas de su sueño en su alma- Calla:

No.
No pienses:
Alguien te puede oír...
                         J. R.
 Si algo dice sería falseado o por decirlo sobrevendría a él el cansancio y la desilusión, como figura de un no aparecer pleno. Iría, de creer, a la Ciencia de la Cruz, y aún en descreimiento. Sólo esa figura del Crucificado como, desde lejos, un Ideograma del más Lejano Oriente; La Cruz como un Caracter chino antiguo e indescifrable.
"Al pie de los collados de la tarde
va un agua clara
de color de aceituna.

Y llega al breve fuego sin memoria..."
                                                    G. U.
La mención a la Cruz puede desviar al hombre y su drama, vivido desde sí y entre sí mismo, hacia sí y sólo para él es es su conciencia. Bajar su rostro al santuario de sus manos, para al cerrar los ojos, ver y oír, sentir la hoja seca del tiempo que se desprende de sus párpados:
"Descendemos en la noche
mientras otros suben con el día,
y el Juego Divino continúa.
Igual que algunos se abisman en la tristeza
y otros tocan desde lo alto de su alm la la serenidad..."
                                                        P. de la T. de P.
Saber de nuestro espíritu solo en una palabra, que desde el alma ha callado por la luz. Si se respira se está en la certeza del aire, como hierba donde ha sido sembrada la anémona del Ser. Lleva las manos a sus labios y sigue los sonidos de las calles sin  rostros. él no está y sí está y no le es dado hacerlo saber. Mira hacia afuera:
"La tarde...está encantada y tiembla,
pero entre el corazón de la tarde hay
sin cesar una herida roja y lánguida".
                                                 D. C.
Su voz, las voces, aunque no de alguien, de nadie que se oyen ¿hacen de compañía, comprenden o comparten o consuelan? Del  otro lado de la ventana hay vidas y dramas, desolacions y envanecimientos, alegrías y lástimas de haber llegado...: Si todos supieran que la tristeza y prisa de morir es para volver al abrigo de su aldea...: "El primitivo y el niño, el místico y el poeta llegan a vivir en un presente eterno, fuera del espacio y del tiempo", R. dè R.

 Pero: "Ninguna palabra iguala al pensamiento. Ningún pensamiento iguala a la verdad. La palabra aproxima a las superficies. El pensamiento se contruye con palabras. La verdad habita en el abismo. Sólo permanece en la verdad aquel que guarda silencio y por prudencia deja de pensar"
                                                                                                 L. del V.

No hay comentarios:

Publicar un comentario