jueves, 14 de junio de 2012

EXÉGESIS

Del griego  `exegeticós´, o propio de la exposición.Cuando un escrito proviene de sistintos orígenes, como una doctrina o una historia, se hace preciso delimitar, con esos orígenes, aquello que lo hizo llegar a ser. Nunca el escrito objeto de exégesis es íntimo o personal, sino colectivo, y entra aún cabalmente en el orden de lo jurídico (leyes del lenguaje, del espíritu o de la vida, del pasado o del rito con su simbología),. Hay una materia a discutir, que se recuelve por los caminos de la filología o de la organización objetiva de la exposición dada a ser interpretada (para luego ser juzgada o discutida), y no explicada. Está, pues, dentro del fuero del hermetismo, y del juego entre lo objetivo y el significado que una subjetividad o mente, en determinada situación, ha dado de a eso objetivo que hace parte de todos, en aparente posibilidad de comprensión inmediata. No es explicación sino fijación de énfasis temáticos (motivos, del lat. `movere´), para de ellos derivar una idea o una concepción generales acerca de una instancia del mundo, de la existencia humana misma,  dentro de una situación, de legado, o de un espíritu con su sentidos ocultos..

No hay comentarios:

Publicar un comentario