jueves, 26 de julio de 2012

¿ES LA AUTOCONCIENCIA LO POÉTICO?

Hay unas palabras, que pueden situarse en distinos horizontes: el de la percepción o lo psíquico, el de lo afectivo o lo filosófico, en el autoanáilsis, la conciencia de ser, la razón, el sentimiento o en lo poetico, aún en lo trascendente, en fin, el acto voluntario de la autoconciencia. Lo anterior, para llegar a la dimensión del propio ser y a la creación.  Son de Antonio Machado, y dicen: "Somos víctimas -pensaba yo- de un doble espejismo. Si miramos afuera y procuramos penetrar en las cosas, nuestro mundo externo pierde en solidez, y acaba por disipársenos cuando llegamos a creer que no existe por sí, sino por nosotros. Pero si, convencidos de la íntima realidad, miramos adentro, entonces todo nos parece venir de fuera, y es nuestro mundo interior, nosotros mismos, lo que se desvanece".

No parece haber solución para el enigma, y concluye Machado: "¿Qué hacer entonces? Tejer el hilo que nos dan, soñar nuestro sueño, vivir; sólo así podreos obrar el milagro de la generación". Ha cotejado vida y sueño (que podría ser ensoñación, pues cae dentro de la vigilia), pero don Antoio ahonda, o agrava los términos: "Un hombre atento a sí mismo y procurando auscultarse ahoga la única voz que podría escuchar: la suya." Luego se pregunta si somos sólo espectadores del mundo, acudiendo a la Contemplación como fuente de emoción vital, la cual, por otra parte, no admite interferencias. Así, al ser consciente de sí mismo, y en un análisis de su naturaleza, podría un hombre alcanzar algo del significado de los signos de su espíritu y del mundo. Y ello para poder así actuar con fluidez, con dominio de sí, dentro de  "su verdad", que no es una convicción sino un estadio mental y emocional: al cabo, un preservarse y un sostenerse... 

No hay comentarios:

Publicar un comentario