sábado, 18 de agosto de 2012

LAS COSAS Y EL ALMA

La  sesión del Seminario MONTE LU del sábado 18 de agosto se inició con la pregunta: ¿qué nombre dar a lo que nos sucede? Una primera y vaga respuesta es: "cosas"... Éstas pueden tener una condición precisable en lo exterior, y otra imprecisable en nuestro interior. Lo decible y lo indecible, pero desde el universo de "las cosas" que nos rodean, hay otras que hacen nuestra experiencia afectiva o racional de nuestro yo y del mundo. Todo en el marco de la postulación de María Zambrano con el:  HACIA UN SABER DEL ALMA, en la cual ésta es interioridad,  que en su seno lleva un palpitar (corazón), para con su sentido orden dentro lo "real". El alma, por "las cosas", se abriría a un "camino de vida" por una determinada tensión emocional de percepción del propio vivir, instancia ésta última a propósito de la cual se citó al poeta argentiNo de hoy, Roberto Juarroz.

Están las sensaciones, con las ideas que abriguemos de las cosas al ir hacia ellas.Todo, igualmente, en el marco de la "persona" con su dimensión íntima. Sentimiento y visión, para un actuar dentro del ámbito de "las cosas". Sólo así alcanzaremos en algo lo que somos, lejos de toda concepcion apriori, o en el círculo cerrado del solo y único sentir nuestro, se desde el cual se generan el decir y la creación del poema. Entonces, desde esas mismas COSAS (término ganado por la Fenomenología y su "ir a las cosas mismas"), el alma se halla ante los senderos del encuentro de sí a través de lo otro, o de las presencias, como asiste a su propia creación en cuanto fragmento del Ser y esencia de la Razón Poética, que por el vivir más inmediato va hacia su verdad:

"Sentí que iba a anudar las dos puntas de la cuerda rota por mi viaje. Cuerda que no es otra que la palabra `Poesía´, que la palabra `Vida´ ¡Qué alegría tras alegría! ¡Qué alegría mi vivir de ese instante"
                                                                      Maribel Pumarejo Olivella

"Cuando llegué al punto de encuentro el afán se había ido... Sentí `Hyggelige´; ya no esta el frío que tuve al salir:  casa, ánimo, calor, encuentro, entrar..."
                                                                         Juliana Acero

"Acaso el mismo panorama, los mismos eucaliptos, la misma altura escalonada del ciprés; el mismo caos y extravío de los hombres, el mismo cielo anubarrado ante unos ojos que ya no alcanzan a sentir. El curso sigue, sin embargo, y en lo que siento mi condena, también encuentro mi camino, los caminos: el mástil de la acacia, la brisa que subsiste de un antiguo resplandor.
                                                                                Felipe Vaughan

"La cuerdas de la vida templadas por una mano ajena: ¿qué decide este hado? Juego, tiro los dados esperando el perno que gira y romperá las cuerdas. Sólo la tranquilidad que proporciona acercarse a sí mismo en este reducido espacio que parece el destino. ¿El azar?
                                                                                       Lida Ortegón

No hay comentarios:

Publicar un comentario