lunes, 3 de septiembre de 2012

ANGST

Es un estado en el cual entra mi  ser al hallarse en una situación dentro y ante el mundo, pero a la vez en aparente ausencia de causalidad, como materia de mi naturaleza. En ella no me reconozco, o mi yo ha  roto los lazos que lo unen a "su" realidad, por velver sus ojos hacia "otra" realidad, situación y condicón creadas  por la imagen que me he hecho de mi propio ser. Y a esa imagen debería responder un Sentido para trazar un cerco a mi sentimiento y a mi concepción de la vida, en los cuales entra mi comunicación con "lo otro" y los otros, en escenarios o episodios, desde los cuales esa intimidad mía quisiera desplegarse en plenitud.

 Pero es flor de la separación: no se la explica -pues la comprenderíamos- sino toma posesión de nuestra mente y de nuestra sensibilidad. Y desde ésta se hace la recepción a la vida con su llamado al "fuera" de nuestra interioridad, con el rompimiento  del  `continuum´ de nuestros actos dento de un horizonte de motivos y signos, de impulsos, de estados conscientes y  significaciones: identidad con cuanto creemos único de nuestro propio yo. Vienen, en la separación, los ideales paradigmas de una unión, desde el `lenguaje configurado´, que pueden ventir de alguna página escrita por alguien en distintos tiempo y lugar, o desde la lucidez de un "monólogo interior" o de un autodiálogo para la comprensión y la aceptación, aún para la exégesis del Destino en lo inmediato e inevitable de una acción a la cual -aún cumpliéndola- se permanece ajenos. Vendría entonces un trascender agónico hacia nuestra intimidad desprotegida, pues ha dejado de lado todo norte o toda orientación dentro en un mondo desde cuya manera de darse no se ve a sí misma. Se ha perdido, pero demanda una urdimbre de proximidades protectoras.

Todo va a los movimientos de la interioridad en un afuera, y la intervención de ese afuera en nuestra interiordad, para interrumpir su curso, que en apariencia -en engaño de sí- sólo podría darse en el resguardo del "adentro" con su versión del mundo o del suceso exacto siempre de vivir en un espacio abierto, expuesto, y para el cual se es un desconocido. Se apelaría entonces a la visión de sí en el tablado de las propias emociones,  separadas por su esencia de ese mundo en torno ajeno y extraño.

No hay comentarios:

Publicar un comentario