miércoles, 12 de septiembre de 2012

DE CLEMENCE BRENTANO

UN POEMA

¿Debería, pues, mi vida
trizarse y disiparse
para estar ante tí,
mi Dios, con una imagen?

¿Deberé odiar a mis amigos,
torturar a aquellos que más quiero
para encontrar el rayo
de tu luz, sin la cual
pasar no puedo?

¿Deberé golpear
cuando amoroso quiera acariciar,
martirizar,
para que la luz que llevo en mí
se junte con la tuya?

Y cada día
lleno de oscuridad, te llamo.
Mas un día que así empieza
No lo alabaría yo.

                                  C. B.

No hay comentarios:

Publicar un comentario