jueves, 13 de septiembre de 2012

GÜNTER KUNERT: MIRAR HACIA AFUERA

"¿Quién no mira gustoso por la ventana a los paseantes de ambos sexos que durante la época de verano exhiben carnes extrañamente móviles, y más tarde, al llegar los fríos, llevan enigmáticos abrigos, bajo los que se supone, casi siempre erróneamente, una vida fogosa y cálida?

`Uno se reclina cómodamente sobre autos, sobre caballos - que todavía hay-, sobre policías y tanques -que todavía hay también-, sobre carros recolectores de basuras, elefantes (muy raros), y asesinos, casi siempre muy difíciles de identificar. Con los codos cómodamente acodados sobre el poyo de la ventana, no se es consciente de la calamidad que ocurre a nuestras espaldas, pues ya manos inesperadas han destruído la escalera, la estufa, la chimenea, la tina, la casa entera, de manera que uno, inclinado todavía sobre un transeúnte, está de repente sin nada tras de sí, sin un techo firme y sin piso bajo los pies. No se es consciente de que en realidad ya se cuelga en el aire y sólo para los de afuera que transitan por la calle se permanece invariable, mirando desde su casa por la ventana. Todo el peligro que esto representa no lo lo imagina ninguno de los que pasa".
                                                                                                         G.  K.

No hay comentarios:

Publicar un comentario