miércoles, 5 de septiembre de 2012

VISITA AL MONTE LU

- Una línea pura de levedad y niebla:  sensación de ser otro, luego del sentimiento del ser el saberse  y el reuerdo de sí ; sensación de haber sido dejado por aquello que se era, y en consecuencia, sólo espacio,  en torno al propio darse en la existencia en cuanto Dimensión y percepción de ese sí-mismo.

- Indeterminación: abandono de "estar" en el `yo´ reconocible, que acaso pueda rescatarse en un salto cualitativo a otra forma  de su naturaleza  y desde el despojamiento de la intimidad.

- Senda que se ha alejado de su propio dibujo, para la peregrinación del propio espíritu hacia su círculo de identidad -mirada al mirar- , y en ese alejamiento, pérdida del `Continuum´de los actos sobre la superficie del vivir desde la propia esencia.

- Extrañamiento de la materia que fuera modelada para hacerse protagonista de un Destino. En el firmamento de las noches toda constelación deja de ser reconocible. Hojas que cubren el sendero y  ramas desnudas en las cuales fluyó una savia...Acaso un fruto que así -allí-  dejó de abrirse.

- Como un campo de trigo, un pétalo que da contornos a la luz; todo en el centro de un círculo visible, ubicuo, cuya circunferencia carece de límites y aún de lugar en lo cuantificable de toda materia... Un risco, un hilo de agua...

- Día como contrario y paradoja de sus propias horas, aquellas vendrán ha hacer de él un fragmento del tiempo, al fin en l intemporal, en lo inasible y en lo indecible. Día, entonces,  como lo atemporal sólo en unos ojos vueltos hacia el vacío. Es lo Poético.

No hay comentarios:

Publicar un comentario