miércoles, 27 de febrero de 2013

DEL MÁRMOL A LA PREGUNTA Y AL SIGNO: SONO UN UOMO FERITO, G. U.



EL YO:  UNA DE LAS ENSOÑACIONES DE LA VIDA... O DIOS COMO ENSOÑACIÓN...
                             (DEL SEMINARIO VIDA Y POESÍA; MONTE LU)

Lo vago, lo intangible y carente de límites, va hacia lo tangible, hacia lo concreto cuyos límites, por asibles , no pueden evitar ir su destrucción. Una presencia no son ni su materia ni sus líneas en el espacio, sino la Iluminación que desde su centro, invisible siempre, haría posible...Así, unida a la configuración de un bloque de mármol,  LA PIETÀ -poema  italiano leído en las dos sesiones anteriores del Seminario VIDA Y POESIA, MONTE LU-  no invoca: increpa, interroga a algo que ha sido dejado (si es,en el límite del Absoluto, Dios alguien imaginado...) e invocado desde un abismo, con todo cuanto es y hace al abismo. No puede exiliada la voz de sí misma, retornar a la existencia de cuyo aliento fuera desde la ansiedad lanzada y, transmutada por la lengua toda y una sola palabra en: LA PREGUNTA. Un verso de La Pietà:

E tu non saresti che un sogno, Dio?

 De ÉSTA, (en sus tres líneas) a la honda formulación de Chantal Maillard acerca del  "Otro Preguntar", venido -por antiguo- de la Razón Poética acuñada por María Zambrano. Contemplar por imaginar. Ver por decir, como llamar por ser llamado. De la "Experiencia y ser Poéticos" a la Expresión y el decir de  La Poesía, cuando desciende hasta el poema... Allí o así,  y desde:  la sola parábola de la vivencia que se da en el callar, como la experiencia en el ignorar y el interrogar vacío entre lo vacuo, va a la aventura de toda incertidumbre. Tanto el "qué" como el "quién" preguntan, éste en la imposibilidad de un regreso a sí mismo y de un "para qué", y aquel en el dibujo de una guirnalda entre despojos. Es también el Pensamieno Débil. No se responde la pregunta sino a "quién" pregunta en cuanto nadie...

¿Hacia el cuerpo poemático? Para C. Varona N. "La historia humana es la historia de sus sueños. Pero no en la manida acepción incesantes ilusiones y deseos, o no sólo en ésta, sino la historia de esas otras visiones  que en la oscuridad y a media respiración, a medio latido, nos atraviesan sin dejar huella. Así, el desarrollo de la imaginación del hombre, desde el relato mítico y profético a la tragedia griega, y de ésta a la novela y el diario-confesión, corre paralelo a la mudanza de géneros que para María Zambrano encarna el desarrollo de la propia humanidad, que no es otro que el de sus vivencias en la soledad del reposo, en la vastedad de la mente liberada de las riendas del yo razonante".

Ese Yo está hecho de círculos el él mismo ha trazado en torno a sí, sin comienzo ni fin y que paradójicamente van cerrándose si nos cercamos a su línea infinita. Este círculo tiene en su cima escrito el POSEER; en su lado izquierdo (derecho desde nuestra perspectiva), el ESTAR DEJANDO DE POSEER; en la parte inferior EL YA NO POSEER, y de nuevo en ascenso, el IR HACIA UNA POSESIÓN. Sólo que estos cuatro episodios y a la vez puntos del círculo, se dan porque se mira hacia un afuera,  cifra de Contemplación para salir  del cerco de ese círculo, mientras que, si se está en su centro, éste vuelve a hacerse esencial al quedar sólo como un Significante  frente a la "rotación". Así en  el poema de Juan Ramón Jimenez: CONVEXIDADES.

Vuelve el cielo su espalda,
vuelve su espalda el mar, y entre ambas desnudeces,
resbala el día por mi espalda.

Lo que en el día queda,
es lo que dicen todos todo.
Nuestros tres pechos ¡Dios! están abiertos,
contra el todo de todos,
a lo que ignoran todos,
¡hacia todo!

No hay comentarios:

Publicar un comentario