domingo, 3 de febrero de 2013

DESAMPARO

"Y-ÊS A NOITE Y ÊS AURORA"

Lejos, muy lejos... No iré, xa non iremos: Alma, ¿nacida pra chorar...? Alma, la mía alma, miña yalma...Virxen d´o Carme. Si es que Te invoco: de os nubeiros, líbrame... ¿O la Poesía?...

POESÍA...Acógete, a tientas -y pr´os meus doores-, al sufrir, -acogerme´-hé- a un haz de palabras?  Sean de tu ajena Cantiga... Ellas, desde la hierba, tal vez te han oído, cuando, acaso por momentos, has buscado tu único,dicer,  decir, el que señala hacia la por tuya senda, de una íntima y sin habla -pues viene de tu sola certeza-,  verdad de la Saudade o el Desconsolo para toda sonrisa. O por consuelo, que te repetía: ¡Ay!, vai valeiro; non leves pan nin piedra...

Consolación entre el desamparo, aún por conrt´e couta. Ya no debes reír -sólo ve, sólo sé-, no el llanto ni el llamado -poida que non me creades- como,, coitado lo hacías antes de la noticia de esas palabras  que al falarte te dicen que calles, para que las consignes en algún olvidado papel de otro ayer con su, por tuya ya,  doce malenconia... Unas manos de aire en el tiempo que cerca tu mirada; una mirada al tiempo en tus (que desde tí,  alguien, algo, o lo desamparado pueda encontrarte a poesía)

.. manos para que él -xa ellos- te dicte, dicten, esas, tus palabras. Busca; mira que así el sólo buscar es haber ya encontrado; es entregarte al vuelo de lo eterno en lo efímero. Aguarda -tal vez te dicen- ya vengo, no te muevas de este instante, amiga d´os que sofren. ¿Cera o lejos o tarde o aún ahora?Tarde es ya -¿tarde es?-, no se ha hecho aún tarde, qu´e  a chorar torno...Sólo un día...¡Porque vivir non podo, neu morrer!

Un día deixabas-te, dejarte, déjate... Y en ese haz de palabras de niebla al cual vas a abrazarte, olvídate -si te entregas- para ser encontrado...Lama...Atiende, que te llaman; haz un alto descansa d´ista camiñata longa. Tuya es, alma, por tus palabras por la senda de un verso, u poema , cada sílaba o lágrima o caricia, que de dicen: palabras, estrofas que acogen a tí y esa es tu deuda, tu amparo: tu no decir, tú: fonte de consolo...

Nada dir, Naide é:: sólo tus voces; haz que ellas te busquen, te llamen, te nombren... Longe tocan as campanas. Lejos, o rayo d´a lua.
                                                                                                   
                                                                                   J. G. M.

No hay comentarios:

Publicar un comentario