jueves, 21 de febrero de 2013

UNGARETTI: LA PIEDAD

¿Exégesis a una y toda  vida humana...? Versos -que exclaman, aman y preguntan-  desde las cuatro secciones del poema, en esbozo y lazo analógicos (no sucesivo) de sus motivos capitales (que es UNO), para las sesiones de los días 22 y 23 de febrero  del Seminario: VIDA Y POESIA (Experiencia Poética  desde el Monte Lu).

Quisiera este poema, como único en la obra del autor, abrazar y fijar y aún dar explicación de la experiencia humana toda en su fondo más esencial, secreto e íntimo, para elevarse a una espiritualización del sentimiento (otro libro del autor se titula: SENTIMIENTO DEL TIEMPO) que se traslada, con el propio destino, a todas las presencias que rodean y llaman en su agonía a nuestro inmediato y fugaz ser, en su condición de "...uomo ferito", que viaja como solo norte de Sentido a donde "...dove si ascolta l´uomo che è solo con sè".

Allí, al oírse, vendrá el horadar en la esencia de nuestra alma con el frágil y a la vez acerado utensilio de una sola palabra pronunciada; al hacerlo, su inmediato significado saltará a la dimensión distinta de las asociaciones, de la evocación, así como de todo instante futuro. ¿De dónde su "andare"? "..mi sento esiliato in mezzo agli uomini..." Pero este exilio es también unión: ":

"Ma per essi sto in pena,
Non sarei digno di tornare in me?
He popolato di nomi il silenzio.
He fatto a ezzi cuore e mente
per cadere in servitù di parole?

Si se va a poblar el silencio de nombres, es porque antes ese silencio nos ha nombrado desde su mismo seno, haciéndonos de su materia indescifrable. Sólo será, entonces, estar consigo entre lo incierto:

"O foglie seche,
anima portata qua e là"

La más eterna sustancia del hombre es melancólica, "...occhi socchiusi del risveglio stanco..." Cansancio del despertar, con la mirada tan entreabierta como entrecerrada, aunque vuelta en esa fracción de instante ya hacia el tiempo y la conciencia todos. Nada dice el poema que no haya sido dicho ya antes de nuestro ser o de nuestro venir -ser traídos- a la existencia y a las palabras. La trascendencia luego:

"Dio,guarda la nostra deboleza.
Vorremo una certezza..."

¿Acaso es el SER, el ABSOLUTO o la DIVINIDAD quienes están delante de nuestra exsistencia, y son por ella confrontados?Una pregunta cuya respuesta está en el ansia no del preguntar mismo, sino de quien pregunta; También en ese preguntar en cuanto movimiento que se ha despojado y ha sido separado. ¿Y hacia dónde iría el poema si no es, no a una creencia sino a la alegria y al dolor de una pureza?

No hay comentarios:

Publicar un comentario