domingo, 31 de marzo de 2013

DE OTRO AL-ANDALUS

 CANTES
(Adaptados sin la justeza de la preve e intercalada pauta estrófica)

Hay una llama tenue,,Sobre la hierba, el eco dejado por un haz de plumas, y en la mano un lápiz...Voces, próximas y amadas, como unos pasos que se alejaran. Sus huellas quedan guardadas para siempre enla palpitación yen el recuerdo de una mirada, de una sonrisa lejos de un tablao...

 El lápiz dibuja una, dos, tres letras; son sílabas como es un aleteo: MISTERIO, pero la llama sigue alli, dando visos inéditos a la madera antigua: objetos dispuestos en desorden sobre la angosta mesa de trabajo; alguna encuadernación que invoca el mutismo de las páginas cerradas:

Sobre todo tapiz
Habría un dibujo para
    Reproducir
un hogar en la roca.

Pero tejido con hilos de las  ruecas de Oriente y Occidente, de Desierto y Jardín... ¿Ay, un Minarete, un Mexuar...

Bajo su tersa superficie un rasgueo,
          El milenario grito
          de una Cantaora
Como aliento al velamen de una Nao
Que ha dejado su estela en su misterio.

Voz que llama y es angustia por el encuentro próximo, que se sabrá en silencio, como el encuentro con del con la nube que él mismo deshizo al ser atravezada por su amor y dolor:

"El peligro está
donde está el cuerpo..."

 Nada se puede hacer salvo el acto vacío -negro sobre blanco- de significaciones o formas de ritual, más bien un cumplimiento ya en las sombras en cuyo seno se anuncia la peregrinación, siempre al azar de las horas que vienen, que vendrán con la luz de un tablado exterior hilado en AL-ANDALUS

Canta y calla
Como llora y grira
Se lamenta y mira
A la invocación...

No hay comentarios:

Publicar un comentario