martes, 16 de abril de 2013

MARÍA MERCEDES CARRANZA: POESÍA REUNIDA &...



...19 POEMAS EN SU NOMBRE
(ed. Letra a Letra, Bogotá, 2013)


Agónica por viva, que agonía quiere decir lucha, y en lid consigo para darse y ser,son aquí los suyos reunidos siete libros. Luego la noticia de su duelo íntimo e insalvable, sus fechas, las mismas de quienes hicieron (o aún hacen) parte de la que en la HISTORIA DE LA POESÍA COLOMBIANA, que ella misma concibió y guió desde el mismo trabajo de la CASA DE POESÍA SILVA,  fuera llamada GENERACIÓN DE GOLPE DE DADOS, por la Revista de Poesía de Mario Rivero, fundada por éste con Giovanni Quessep, Fernando Charry Lara, Hernando Valencia Goelkel, Jaime García Maffla, el mexicano José Emilio Pacheco y el peruano Julio Ortega.  Empresa cuya larga estadía en las manos de los lectores y ante el mundo en buena parte se debió a su real   apoyo. El nombre lo encontró Juan Gustavo Cobo Borda, y luego se unieron a la publicación bimestral como Comité de Direción Aurelio Arturo, María Mercedes Carranza Darío Jaramillo Agudelo, Danilo Cruz Vélez, Alvaro Mutis, Juan Manuel Roca, Jorge Guillén, Jotamario Arbeláez, Rubén Sierra Mejía, Octavio Paz...

Ya en el poema, dos claras tradiciones: la de Hispanoamérica y la de España. Poesía Reunida..., sí, pero avalarla por y con los nombres de quienes nos la dan hoy: Melibea, Doris Amaya y Luz Eugenia Sierra como editoras de LETRA A LETRA, y poesía por agónica directa, clara, sin reservas. "Existe-pensaba y enfáticamente- una poesía femenina abiertamente discernible", casi con el sentido con el cual la esbozara G. A. Bécquer en el s. XIX, y en Colombia el mismo José Asunción Silva en su DE SOBREMESA. Sólo que en M. M. C. y por la poesía misma tiene una especial marca los motivos político y social. Pero poesía del afecto que se sabe más que emotivo, crítico y más evocador que nostálgico. El epígrafe reza:
No olvido el paraíso,
ese lugar de paso de la infancia,
con su felicidad a cuestas
y tanta luz entre los ojos... M. M. C.
 Como raizalmente hispánica (con cierta cercanía a la Generación Española del 36, uno de cuyos miembros encabeza LOS 19 POEMAS de este volumen) también entre el hálito y drama de la Colombia que se encentra y pierde en las fronteras del Llano y del cielo y -con el asfalto, las alas de los aviones y el neón- de un término para ella de signo casi cifra: el "Desamor". Aún así, poesía por amor, y éste por entereza entre un sol cuyos rayos nocturnos iluminan la Nada, un no estar, sino un tener que ser, pues es preciso ser y actuar, o en el marco del límite del Ser y "de la gracia ideal...", hasta la forma de la propia muerte, que no es otra que la rilkeana y también de Cote Lamus "Muerte Propia". De ésta también habló, tras -siendo "altas, las tres de la mañana"- y haber sentido que era María Mercedes quien subía por la escalera: Eduardo Carranza.

Es así como en la portada del libro su firma tiene los trazos de su mano decidida y de su llanto, de sus impares compañía, incitación, solidaridad y soledad, en una convocatoria  o adhesión que fueron emblemáticos para el Continente que la siguió y para las casas de poesía que bajo su modelo -hoy tan desdibujado- se iniciaron también del otro lado de La Mar Atlática.  En la vida y versión suyas este rincón del mundo, episodios que nos profundizaron como el Centenario de Silva, la misma REVISTA de la Casa y su Premio; los "Poetas alzados en Almas" o "La Poesía tiene la Palabra". Pero, al final de su vida, la empresa editorial que más amó y  fue la al fin realizada antología: TRADUCTORES DE POESÍA EN COLOMBIA, si las ediciones de la Casa de Poesía Silva se habían iniciado con las prosas sobre el fundador -con Hernando Valencia Goelkel- de la revista MITO, Jorge Gaitán Durán... Los libros compilados: VAINAS Y OTROS POEMAS, TENGO MIEDO, HOLA, SOLEDAD, 18 DE AGOSTO  DE 1989, MANERAS DEL DESAMOR, EL CANTO DE LAS MOSCAS, y LOS PLACERES VERDADEROS, poemas póstumos. Irradiación de persona, verso y gestión que, en palabras de Ramón de Zubiría, serán irreemplazables en Colombia...
                                                                                                                                                                                   

No hay comentarios:

Publicar un comentario