domingo, 23 de junio de 2013

LA EXISTENCIA HUMANA

Persona, movimiento o quietud, pensamiento o sentimiento, lo esencial o lo circunstancial. Muchas veces ésto último se convierte en el campo de oposiciones y de dudas que resuelve y disuelve al primero o hace que en contra de la intimidad se alce la mundanidad o la historicidad. Entonces la persona debe dejar que su imaginación ceda terreno a la ocupación en los imperativos visibles e inmediatos, y ponga en primer término a la información útil en olvido de toda Sabiduría,saber que sobrepasa al sólo conocimiento de las cosas,o de todo sentir. Nuestro ser es a un tiempo y con la oscuridad y luz de una misma materia FINITO Y ETERNO.

Que esta Eternidad siente su residencia en el ahora, es el encargo de la lengua poética, gracias a un recurso, un útil impalpable al ser palpado, los dedos de la mano, en los cuales también se halla depositada toda intencionalidad y todo abandono.Existir no es estar sino ser, como la vida no es sólo el alentar en medio de otras presencias humanas y de la naturaleza, sino, en lo humano mismo como zozobra única y última, conciencia de sí misma entre lo intemporal por encima del callado avanzar de los relojes. Estar implica también un haber sido antes en otro, en la ajenidad, como ser es ser llamado por una alteridad que nos sitúa en esa escalera para una ascensión y fluír interiores, en la cual cada peldaño de da desde el vacío. Podría, casi en forma inhumana, hacerse otra plenitud. Vendrá aquí en poema, creado o llegado a unas manos, en voz, eco o página que hacen parte de ese elemento que une a toda la creación universal: el aire...

Pero éste no es vano pues determina un límite para habitar en el Ser, y se hace , aquí sí, imperativo de un trascender. Si la creencia en éste no existe, al menos sí la percepción de que aún en el campo material se es fragmento de un todo más vasto. Se es al hacer, como al hacer se es, pero, al decir del poeta: "hay en la vida quienes dejan que la vida les viva, y hay quienes imponen a la vida dirección y sentido". Es lo Humano en sí desde sí mismo, no para hallarse entre rejas sino en esa otra atadura libre y consciente que es en la axiología y la emoción el darse lo Humano.El Sentimiento íntimo es conocimiento último que salta todas las jerarquías y aún las invalida, para otorgar el valor de sobreponerse a la vida en cuanto ajena por habernos sido dada en agonía y provisionalidad.

Aquí toma cuerpo Lo Poético, que no es el don de practicar un arte sino el intuir o ver más allá de lo que sólo aparece, el sentirse como un unísono vibrar con otros seres con los cuales se comparten realidades como el morir o el amar o la ausencia.. De aquí la necesidad del pensamiento vuelto existencia y no sólo vida, esa Razón Poética que define al hombre como el único ser que pregunta y aún se pregunta, o, más intensamente en un signo de interrogación. Esto como lo esencial: existir como un SIGNO...

No hay comentarios:

Publicar un comentario