lunes, 8 de julio de 2013

"LA NOCHE DEL CORNO"

                                             SENDERO DE PINOS...

¿Qué otra cosa se tiene hoy entre sus ajenas manos el hombre para "ser", si no es la Corona de Laurel de la impostura? Parajes hay a los cuales la historia, cuando humana, los preserva de ésta: es  -si todo pasado está en lo por venir- tras lance de los Cruzados. Viene de Elías, quien hizo llover en el desierto, y en árabe, Karm- El, se traduce como "Jardín". Allí, en la empresa, Simon Stoch recibió en visión tangible la prenda de vestir que distingue a la hoy conocida Orden del Carmelo. Algo de lo profundo de la anécdota sale a luz en el libro BIZANCIO, de Alvaro Uribe Rueda. También ANTIGUA, de Francisco Cervantes.

En los inicios del Renacimiento en Europa, Teresa de Avila y Juan de la Cruz (Renacimiento que en España era el ya fijado regreso a la Edad Media), hicieron su Reforma, para regresar a los iniciales princpios o normas de una vida ascética, del más estricto régimen, un rigor tras las rejas que abría al cielo más puro, un cielo hacia el cual volvió los ojos para consagrarse, Karol Wojtiwa. De él habló su compañero de estudios, nuestro filósofo Danilo Cruz Vélez: el misterio, con María Zambrano en su eterno exilio. En Praga, Hedvika Vydrovà, mirando al Mala Strana...

Realizó éste su Tesis Universitaria sobre el Cántico Espiritual de Juan de la Cruz, en tres versiones de dislates, dentro de la poesía mística, de entre las cuales estableció en el siglo XX,  una  defintiva  hispanista Edith Stein. Ella, al conocer el libro VIDA de Teres de Ávila, no sólo abandonó el judaísmo en cuanto creencia, no sólo se convirtió al Catolicismo, sino que ingresó al Carmelo. Antes, en Chile, la Carmelita Teresa de los Andes anticipó con milagrosa precisión el día de su muerte, como lo había logrado, la acaso más famosa -tras Teresa- miembro de la Orden: Teresita de Lisieux.

Es lo que recuerda el angosto sendero de pinos del Monasterio San José, en Usaquén, paraje excéntrico hoy anexado a Bogotá, cuya sobria edificación case es reproducción de la del Carmelo de Echt, del cual fué sacada Edith Stein para ser llevada y asesinada en Auschswitz. Con todas ellas, cuya Priora aquí hoy es la Madre Lucila de la Cruz, con ella, Fátima, Kelly (y Santa Catty por sus voces), están las Carmelitas de Compaigne. Ellas fueron al cadalso como hoy a él va - maniatada o bajo una loza de silencio- está yendo, La Poesía,  a manos de quienes reinan en las landas del lucro del Periodismo y la Publicidad, de la Universidad, de la Política, de la Academias, El Vaticano y las manos del hombre que creen en lo trascendente depositado en ellas por la ajena virtud de los teclados y signos de las pantallas de los Ordenadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario