sábado, 12 de octubre de 2013

ARTE DE ESCRIBIR.

SESIÓN DEL SÁBADO 12 DE OCTUBRE, 10 a 12 m., EN EL SEMINARIO VIDA Y POESÍA (LECCIONES LO POÉTICO), TRAS LA ALUSIÓN A LOS UPANISHADS

"El arte parece ser el empeño por descifrar o perseguir la huella dejada por una forma perdida de existencia"
                                                                                                                 María Zambrano                                                            

El universo, desde la física, es un Yo, como otro y el mismo Yo es quien lo contempla, desde el  Alma que en Kant define a la Persona. Transposición de lo silenciado al habla,  transmutación que se hace de ésta del nivel utilitario de la comunicación, en revelación, Canto -los VEDAS- como figura de todos los escritos de la experiencia originaria.. En tal transposición aparece el espíritu. Antes de fijar -con intención de arte- los motivos en la letra escrita, se da esa VIDA-NO-VIVIDA, que aleja a la persona de su realidad profunda. Los materiales pueden venir de la interioridad o de las líneas y rostro distinto que el mundo -en cuanto afuera- gana en el sentimiento. Por al escribir se lo define como un acto de trascendencia en voluntad de configuración no inmediata. Para Fray Luis de León, el misterio de la armonía de las esferas se hace accesible gracias a la línea de tensión vuelta hacia sí misma en la Poesía y en la Música.

La iluminación desciende a un molde expresivo. Hay, entonces, diversas FORMAS: el apóstrofe lírico, la relación, la leyenda, la confesión o el sólo fijar una imagen del mundo y del Si-mismo por la letra convertida en cifra. A pesar de esas formas -la restricción, p. ej., del verso- se entra en una zona de libertad y de comunicación con lo Absoluto. La finalidad es cambiada por la necesidad, y esta por un llamado a la esencialidad en nuestro propio ser. El "decir" no es directo sino analógico, en la comunicación en la cual deja el lenguaje a lo comprensible. lo indecible, que poseen un imperio mayor sobre nuestra conciencia que la razón de vida, o aún la voluntad de trascendencia. "El verbo se hizo carne...", para entrar en unión pura consigo y penetrarnos.

Aquí aparece la persona en cuanto "Yo", en cuanto sujeto creador y no en cuanto persona privada, a lo cual apunta Victoria Ocampo: "El poeta dice `yo´en cada verso. El novelista dice `yo´ocultándose detrás de sus personajes; el filósofo de sus teorías; el crítico detrás de cada juicio objetivo. Y nada de eso tendría interés si fuese de otro modo. Ninguna creación artística puede nacer sino de un `yo´más o menos sublimado, traspuesto. De lo contrario, habría máquinas de escribir obras maestras como hay máquinas de calcular".
                                                                                                José Luis Diaz-Granados
                                                                                               Angela Sofía Rivera
                                                                                               Jaime García Maffla

No hay comentarios:

Publicar un comentario