martes, 12 de mayo de 2015

TERESA PANIAGUA

                                            AQUÍ TODAVÍA ALLÁ

Líneas de su voz académica, que por lo poético se hacen ecos de ine-fable o, sin habla, cuando ante la mesa de asuntos escolares puede oír el crecer de la hierba en La U, de Syracuse, en la cual no se que asignatura del saber puede llevarla a dejar su mente en el blanco de la nieve de invierno, "point of contactat" entre el cofre de saberes y haberes y el manantial de los despojamientos de la mente, al saber que se ignora ¿Dónde, si al occidente Alaska o en lo entrañable?

A su lado Sofía, quien cambió el amor a la sabiduría por la sabiduría del amor... y no sé en cual medida una y otra -tras la admiración y el devoción- sostienen los pilares de Corresponding Voices, creada, creo, por la plata de un río cuyas aguas en ondas han llegado a las playas de un cierto rico puerto...Y así los escalones de la casa en madera al lado de los lagos, la suya, con la mesa servida y las conversaciones: The West Land miente, aún por boca o pluma de su autor, del engañarse a sí mismo del alguien que en la Poesía como la cómplice perfecta, se fingió un británico,..En Eliot: Point of Distance... Aquí, todavía allá, los dos delfines, del "Genesee" o del Génesis. Il Ristorant al lado de la oficina donde -como todos- somos dirigidos por la soberanía de las ordenadoras, era árabe. En la publicación dos utensilios del alimento diario. Teresa, sabes de la norma de todo catedrático: "sin afecto no hay efecto", que repetía mi maestro Ramón de Zubiría.

Pero abril no es el mes más cruel, si se lo ilustra con amarillos pétalos, hojas como alas de un pájaro que ha muerto en el aire y así entre la transparencia, para caer al lado del cáliz que se abre...Su Poetry Happening, entre el corazón abierto de Pedro Cuperman, cuyos latidos, desde Sevilla, Bogotá o México D. F. alcanza a oír, o la Giralda o la Estatua de la Libertad, por Libertad, con su peinado de  garzón (sic), buscando las palabras del enrejado de un Yelmo... Teresa (por el milagro, no Pan y Agua, sino Agua en Vino), en aquella velada. y por su dar. Y añado: cuando alguien me dice que recibió clases conmigo, le respondo que entonces yo he sido su discípulo..

No hay comentarios:

Publicar un comentario