lunes, 1 de mayo de 2017

DESDE EL VACÍO.

                                         ES LA PREGUNTA

Parecerían, sí, corrientes subterráneas de tensión que alteraran su fluír racional, cuando también  se altera el ritmo ya ganado de vida la superficie de la vida en el apartamiento; y una superficieen lucha consigo para, precisamente, hacer que no se den en él esas corrientes subterráneas que alcanzan a anularlo, a dejarlo en el estado de no saber ver, no saber ser y no seber hacer. Camiaríase, en el vértigo, este "saber" por un "poder", que lo convierte en la fragilidad du tacto, de su paso, miradayy acción. Puede aún quedar entre sus manos el sólo respirar y un aguardarse a sí mismo irracionalmente, cuando también el diálogo con el mundo, las presencias, llamados y episodios se rompen al inexplicable y súbito retorno del vacío. ¿Por qué, cual su materia o cómo éste su darse? Como si fuera el desencuentro con su auténtico ser, del cual sabe que aún está lejos, muy lejos, sin entrever otra figura y forma a sus registros íntimos ante el mundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario