miércoles, 6 de diciembre de 2017

AFUERA...


                                                        ...Y ADENTRO

Solamente se mueve la quietud, porque se contempla a sí misma y se sabe en el tiempo. Pero éste no le sirve de asidero, sino de herida...

                                                       ***

Aire nada más y luz; hay un afuera, si eres porque fuiste.

                                                       ***

La espera imposible de escalar; si se lo ha hecho, su aire es irrespirable, o, mejor aún, carece de atmósfera, aún de lugar.

                                                       ***

Se sienten las miradas, se sabe de otro hacer: el sólo ser se hace insostenible.

                                                       ***

¿Y el contemplador, el pensamiento en una ensoñación que a cada paso abre un nuevo abismo. Es allí en donde debe hallarse el Todo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario