lunes, 15 de enero de 2018

ESTADOS

                                                     DE SEGUNDOS

De súbito, entre un guardar y oír el silencio, y el apartamiento, sobreviene un estado de emoción que como un surtidor, dese el fondo de aguas casi estancada, se lanza a una altura ignorada y nos abaja a un descenso sin término también. Dura sólo segundos.

Hemos dejado en ese instante de reconocernos, así como de ver las señales del entorno; todo adentro queda invalidado, mientras de todo afuera viene una invalidez. Luego desaparece sin desaparecer, sin desapariciones que nos son necesarias, y sí presencias -la suya misma- que nos son herida...

No hay comentarios:

Publicar un comentario