martes, 24 de abril de 2018

ESTADO

                                                       SÚBITO

No lo es, en cuanto le antecede una línea de conciencia, de espíritu y de registros íntimos. Viene de súbito, ante un asalto del afuera que rompe esa línea, sí existente, pero en unas diversas dirección y dimensión subjetivas.

                                            Vino una voz
                                            Que iba hacia un acto
                                            En un tiempo ajeno a este presente
                                            En movimiento ajeno a esta quietud

Estado en cuanto asalto de lo ajeno e inesperado...Todo así se altera, se desquicia; ¿pero era que la inacción hacía de refugio que  -ladrón furtivo-  hurta toda fuerza?

                                                Agonía
                                                Cambio,
                                                Regreso
                                                Pérdida

Todo en torno vuelve a hacerse denso, o, en otro giro, súbita herida. Es un cristal que se rompe en pedazos, los cuales al caer, también deshacen la superficie de la razón continua.

                                              Un acto por venir
                                              Deshaciendo
                                              A un equívoco ahora.
                                              A cuyo poder ser
                                              Sólo en quietud se llega.

No lo es; no le antecedía una línea de conciencia sino de pérdida de sendas interiores. Asalto de un afuera como indicación para ir a otra línea de existencia en sí o desde sí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario