sábado, 9 de julio de 2016

HAY

                                                ¡POR QUÉ?


Hay, allí, unas palabras:

-Rosa o azul
El tiempo deja el blanco
Entre una blancura azul y rosa-

Otras en respuesta:

-La blancura
Del tiempo entre el rojo de las rosas
Y ese rojo que roza a lo azul del ideal...

DE LOS SILENCIOS

Los silencios que hay entre palabras, como entre las notas musicales, aleteo de un ave que e cielo sostiene el su volar.

ORACIÓN DE LAS HOJAS

                                                       MANOS

En las ramas más altas de árboles, próximos unos a otros, las hojas se rozan, como cuando en un templo alguna mano roza una estatua y se une a la llama que la está ilumiando. Esa llama es como la fronada a la cual pertenecen las hojas, y la llama como la raíz de esos más árboles, pero también los pétalos de una maceta que adorna algún muro encalado...Las naves de un templo son semejantes a nieves perpetuas, y los cristales de los copos de nieve a los vitrales que representan escenas sagradas-  

viernes, 1 de julio de 2016

EXÉGESIS A TRES POEMAS DE HUGO MUJICA.

                                                    "FULGOR DE LA AUSENCIA"

¿Desciende a nuestras manos lo trascendente por el  manantial de lo inmanente, de lo elemental? Tres poemas de Hugo Mujica, aquí para intento de exésis,  en continuidad que intuímos dede el signo de su aparecer entre lo instantáneo vuelto atemporal. Mas toda exégesis de algo que se da entre lo vivido deviene en negación suya, para el alejarse de  ese "algo" desde la  Vida sin determinaciones. Realidad que al invertirse enseña su verdad, y verdad que se muestra en el ocultarse delante de toda distinta realidad. Contemplar y ser visto; oír y ser seguido en escenarios de la emoción  pura, si  aquello que se ha adueñado de nosotros, es de lo único de lo cual nos es dado afirmar que somos dueños:"Puertas al campo", así y a la vez, los  círculos que en toda vida van cerrándose al abrirse. El estar "ahí" de lo exterior o ajeno, resuena en lo nuestro más íntimo, que hace posible un diverso ver. Sus títulos aluden a: 1.- Un estar que es un ofrecerse: "Lo abierto";  2.- Un llegar o un venir de "algo" hasta nosotros: "El anuncio" y, 3.- Instancia que se afirma de cara a sus  oposiciones: "Afueras". Éste último apunta a un "dentro de...". Entre la inmovilidad de su vértigo, dicen: :
1.- LO ABIERTO:                     Cae quieta la lluvia,
                                                                 lo abierto mana.

                                                  Cae la lluvia, cae sobre
                                                  la espera,

                                                  en la caída la lluvia es su camino
                                                                     y el camino  su llegada.

                                                 Hay que osar lo abierto y la caída
                                                                    el desierto de la sed
                                                                               no la sed del desierto

2.- EL ANUNCIO:                 Raro relámpago del
                                                instante,

                                                brilla y ciega sobre
                                                                   un plato vacío.

                                              Hay  que acoger el fulgor de la ausencia


                                              se refleja
                                              el don de lo que no está
                                                                  en cada cosa que creamos.

3.- AFUERAS:                     Puerta en medio del campo
                                                                  lindero y puente entre dos afueras.

                                            El borde del salto no es una orilla, es la vida
                                                                                                al borde de la vida
Los reflejos: todo anuncio implica un Emisario, y si al caer la lluvia hace desde sí  su camino, también crea dentro nuestro un surtidor en  la "espera" como la más alta categoría humana. No se es porque se es, sino porque se va siendo...Así, la lluvia al caer es su propio camino, y el poema al crearse dispone el suyo también. No un juego de palabras será decir que la lluvia asciende, pero si una transposición de lo humano al adentrarse en su caer y haber caído, como el caminar convertido en cifra, y el paraje exterior al cual haya de caer, la recibe en  duelo del descenso vuelto elevación, si un manantial puede pasar por sobre el puente. Llegar será invariablemente un haber partido; estar ahora desde sí, como en un plato blanco y vacío, tal vacío será llenado por lo blanco: ¿Dónde el don...?Los vocablos: "cae", "instante", "orilla", "espera", "salto", "don", reflejo"...Es esta la vía de la enunciación por la mirada, o de la percepción desde una comprensión del mirar como acogida. El ascetismo de toda presencia está en su abundancia, cuando  se le aproxime otra ascesis que busque -linedero para el salto- hacerse suyo.